CALENDARIO SOLAR MAJORERO

La Vasija nº 1.125 fue encontrada por Ramón Castañeyra en torno a 1875, se encuentra en el Museo Arqueológico de Santa Cruz de Tenerife

POR: Carlos González    www.fuerteventuraenimagenes.com

Torre fortaleza de el Barranco de La Torre

Torre fortaleza de el Barranco de La Torre

Paseando por los alrededores de la Torre-fortaleza que se encuentra en el barranco de la Torre, y siguiendo las indicaciones de Jiménez Sánchez en las que nos cuenta que hubo un taller alfarero en sus inmediaciones, encontramos varios fragmentos cerámicos con decoración incisa. Entre ellos destacaba uno, no por su tamaño, ya que este trozo mide 3,5 cm de largo por 2 cm de ancho, sino por la decoración que en él se presenta, unas minúsculas líneas oblicuas muy semejantes a las espigas.

Trozo cerámico Nuestra curiosidad hizo que encontráramos un estudio de José M. Espinel Cejas, presentado en las XII jornadas de estudios sobre Lanzarote y Fuerteventura, en el que se detalla en profundidad una vasija encontrada por Ramón Castañeyra en torno a 1875, la “Vasija nº 1.125”, que se encuentra en el Museo Arqueológico de Santa Cruz de Tenerife, y cuyas fotos en Blanco y negro reproducimos en este artículo.

Descripción:

"Vasija nº 1.125”

“Vasija nº 1.125”

Vaso esferoide con cuello de sección troncocónica y fondo ligeramente achatado, borde convergente y labio ligeramente plano. Pasta media a fina, muy bien alisada. La decoración se distribuye en el tercio superior del vaso.

La decoración del vaso está compuesta alternativamente, por grupos de 91 trazos verticales, 81 incisiones diagonales, inclinadas hacia la derecha, y otras 112 líneas diagonales hacia la izquierda, formando una falsa “espiga”.

El hecho de que esta decoración tan peculiar sea asimétrica, denota una clara intencionalidad numérica, teniendo que realizar cálculos para poder ajustar estos diferentes espacios al perímetro de la vasija, probablemente se trate de registros matemáticos de carácter astronómico.

La decoración se completa con un juego de 81 trazos pareados formando 10 grecas completas.

Estos cuatro grupos de trazos bien diferenciados forman los siguientes ritmos y frecuencias, 91 – 81 – 112 – 81 = 365

Ritmos de la decoración

Ritmos de la decoración

Hipótesis:

La hipótesis planteada por José M. Espinel Cejas para este tipo de decoración en la vasija, sería un calendario adaptado al medio ambiente y al ciclo económico ganadero. Este calendario comenzaría con el día más largo del año, el día 21 de junio, fecha en la que los pastores soltaban los machos a las cabras.

A partir de este día las cabras se bajaban al mar para que “entren en calor” y también comenzaban o se cerraban los contratos.

Esquema de la vista superior del vaso

Esquema de la vista superior del vaso

Se cree que cada grupo de trazos representa un ciclo astronómico trimestral, comprendido entre efemérides solares (solsticios y equinoccios) y lunares con los plenilunios o quizás novilunios, pues el monto total de días representados por cada uno de los trazos parece indicar cifras bastante aproximadas entre dichas efemérides.

La observación desde arriba de toda esa decoración, parece que representa de forma esquemática y simbólica, un disco solar.

Ritmos de la decoración:

91 trazos: Comenzando al día siguiente del día más largo del año, el día 21 de junio, que coincide con la fecha del solsticio de verano y sumando 91 días, nos da como fecha el 21 de septiembre, dos días antes al equinoccio de otoño. Si contamos que se celebraba el comienzo de año el 23 de junio, la víspera del día de San Juan, tal y como se sigue haciendo hoy, el ajuste sería perfecto.

81 trazos: Si contamos 81 días a partir del 21 de septiembre, muy aproximado al equinoccio de otoño, tenemos como fecha el 11 de diciembre, es decir, 11 días antes del solsticio de invierno (22 de diciembre). Quizás esto tenga su explicación en los ajustes que realizaban periódicamente a partir del cómputo de los meses lunares, para sincronizar y reajustar los diferentes ciclos solar y lunar.

112 trazos: sumando a partir del 11 de diciembre 112 días, tenemos como fecha el 2 de abril. Esta fecha, se pasa en 13 días con respecto al equinoccio de primavera. Puede ser debido a que con ello se ajusta con absoluta precisión el cómputo de diez lunaciones (285 días son aproximadamente 10 meses lunares de 28,5 días) y 112 correspondería con 4 meses lunares.

81 trazos: Si añadimos 81 días a partir de la última fecha indicada, el 2 de abril, obtenemos una fecha absoluta de 21 de junio, es decir: el solsticio de verano.

Espinel Cejas propone un ciclo anual de 365 días, distribuidos estacionalmente de la siguiente manera:

  • 1º Verano, que comenzaría con el 21 de Junio, y tendría 91 días.
  • 2º Otoño, comenzaría el 21 de septiembre y tendría 81 días.
  • 3º Invierno comenzaría el 11 de diciembre y tendría 112 días.
  • 4º Primavera comenzaría 2 de abril y tendría 81 días.

Fuente: Estudio arqueo-matemático del vaso cerámico 1.125 José M. Espinel Cejas

Deja una respuesta

Enlace para bookmark : Enlace permanente.