Entra en servicio la nueva área de descanso de Lobos

La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura ha puesto en servicio a partir de esta semana la nueva área de descanso de El Puertito de Lobos, que ha supuesto una inversión de 84.000 euros.

Entra en servicio la nueva área de descanso de Lobos

Entra en servicio la nueva área de descanso de Lobos

Uno de los mayores atractivos de este espacio es su situación en el pequeño núcleo pesquero de El Puertito, con espectaculares vistas al bañadero, y en el que los visitantes tendrán la comodidad de disfrutar un espacio de 160 metros cuadrados acondicionado para el descanso, con zonas de sombra y también. La zona de descanso se complementa con paneles informativos sobre los senderos del Islote de Lobos y recomendaciones para el cuidado de su ecosistema. La instalación se completará con máquinas expendedoras de bebidas y alimentos, y un esqueleto de un cetáceo con paneles informativos sobre sus características.

El edificio ahora rehabilitado era un antiguo restaurante que quedó fuera de servicio desde hace varias décadas, por lo que presentaba un deterioro importante. El Cabildo de Fuerteventura gestionó su cesión con la propiedad, de cara a prepararlo como área de descanso para los visitantes.

En el exterior se ha ejecutado un enfoscado rústico e instalado láminas de madera superpuestas a la pared e integradas con el entorno, y al mismo tiempo el interior de la zona de visitantes abre su fachada para facilitar la visión del bañadero de El Puertito. La madera utilizada en el proyecto procede de pino cultivado, en la línea de respeto al entorno medioambiental que promueve el Cabildo.

La edificación original es de finales de los años 60, tratándose de una construcción atípica de planta irregular, de una tipología necesariamente importada al no corresponderse con el resto de la arquitectura local de la época, pues combina estancias de forma cúbica con espacios de desarrollo curvilíneo en la zona de servicios.

En su conjunto, la edificación abarca unos 300 m2, distribuidos en varios volúmenes de los que 170 m2 corresponden a la nueva zona de descanso. El edificio tiene unos 40 años de antigüedad, y se encontraba deteriorado tras varias décadas cerrado y tapiado. Entre las patologías quer hubo que afrontar cabe señalar las relacionadas con la humedad de remonte capilar, el deterioro de las cubiertas de madera a causa de agentes xilófagos, así como otros daños en elementos estructurales propios de la corrosión asociada a la cercanía del mar.

Para ejecutar el proyecto, redactado desde la Oficina Técnica del Cabildo, ha sido necesario acometer acciones como el desmontaje y reconstrucción de la cubierta de madera, la reparación de los soportes de hormigón, y el saneado de toda la fachada disponiendo un revestimiento con tablero de pino de cantos redondeados y estriado a una cara.

La intervención que realiza el Cabildo de Fuerteventura respeta la estructura original, aunque sustituye la techumbre por encontrarse deteriorada. En el exterior se utilizan elementos de madera para mejorar el conjunto del acabado con materiales nobles como la madera, favoreciendo la integración de edificio en el paisaje del islote. Interiormente, se mejora el estado de paredes y suelos.

CABILDO DE FUERTEVENTURA

Enlace para bookmark : Enlace permanente.