Fuerteventura ha captado unos 3.100 millones de litros de agua durante las últimas lluvias

Fuerteventura ha captado unos 3.100 millones de litros de agua durante las últimas lluvias

 Según los datos del CIAF recogidos en el Plan Hidrológico, la Isla contabiliza un total de 1.200 estructuras entre charcas maretas y presas, capaces de captar al menos 8,5 hectómetros cúbicos

Fuerteventura ha captado unos 3.100 millones de litros de agua durante las últimas lluvias

Fuerteventura ha captado unos 3.100 millones de litros de agua durante las últimas lluvias

La Isla de Fuerteventura, a pesar de su aridez –quizás precisamente por eso- cuenta a lo largo y ancho de su territorio con una gran cantidad de sistemas de captación y aprovechamiento de agua, una cifra cercana a las 1.200 estructuras como maretas, charcas y presas, incluyendo entre estas últimas las llamadas presas secas o de tierra y las presas de fábrica.

 De esta manera, sumando los volúmenes de dichas estructuras, la capacidad total de captación de agua estimada en la Isla de Fuerteventura alcanza una cifra cercana a los 8,5 hectómetros cúbicos (Hm³), equivalentes a 8,5 millones de metros cúbicos (m³), o a 8.500 millones de litros.

 Estos datos se encuentran recogidos en la elaboración del último Plan Hidrológico Insular, una tarea que ha desempeñado el Consejo Insular de Aguas (CIAF), organismo dependiente del Cabildo y competente en la gestión del dominio público hidráulico. El propio CIAF señala, no obstante, que la cifra de 8,5 Hm³ es una estimación a la baja, y que sería mayor de contabilizarse los sistemas de gavias y los aljibes que se extienden por todo el territorio.

 Tras las recientes y abundantes lluvias acaecidas en todo el territorio insular en las últimas semanas –sólo del 20 al 23 de noviembre se registraron hasta 108 litros por metro cuadrado en localidad de Antigua-, las valoraciones del CIAF apuntan hacia una estimación concreta.

 De esta manera, el conjunto de dichas estructuras de captación de agua de toda Fuerteventura, incluyendo las gavias tradicionales pueden haber recibido en las últimas lluvias una cifra cercana a los 3,1 hectómetros cúbicos (3,1 millones de metros cúbicos o 3.100 millones de litros), que representa el 35,3% de la capacidad total de almacenamiento de dichas estructuras (charlas, maretas y presas).

 Como dato de interés, cabe señala que tal aprovechamiento representa el 33 % de la capacidad de producción industrial de la isla a través de las Plantas Desalinizadoras de Agua de Mar.

 Valoración de las lluvias

 Estas cifras son, en palabras de Mario Cabrera, presidente del Cabildo y también del Consejo Insular de Aguas, “una noticia como pocas hemos recibido en los últimos tiempos, especialmente tras varios años en que no se han producido lluvias de consideración en Fuerteventura”.

 El presidente insular valoró que “la gente que vive en el campo majorero está de enhorabuena, y de manera muy especial los profesionales del sector primario, agricultores y ganaderos”. “No hablamos sólo del agua disponible en las presas, charcas, maretas y gavias –agregó Cabrera-, sino que fuera de estas estructuras el acuífero también se ha enriquecido”. Este hecho significa aumentar la disponibilidad de aguas subterráneas que se captan en los pozos, y mejorar también su calidad al reducirse la salinidad.

 El Cabildo de Fuerteventura valora positivamente el trabajo continuo que realiza esta institución a lo largo de todo el territorio en materia de conservación y mantenimiento de los sistemas de captación y aprovechamiento de agua. Los resultados de la campaña de arreglo de gavias se hacen patentes en estos momentos.

 También en materia de seguridad, los resultados son positivos, al no registrarse daños de consideración en propiedades, a pesar del alto volumen de lluvias registrado. En este sentido, ha sido crucial la labor del Consejo Insular de Aguas en materia de limpieza, mantenimiento y reparación de los barrancos, pues sin una correcta gestión de estos cauces, la escorrentía podría haber dañado una gran cantidad de fincas y edificaciones públicas y privadas.

 Otro indicador de la importancia de estas últimas lluvias surge de su comparación con la media anual e histórica de la pluviometría en Fuerteventura. Según los datos que de manera fiable viene registrando el CIAF desde la década de 1960, la media anual de precipitaciones en Fuerteventura se sitúa en 112 milímetros, es decir, 112 litros por metro cuadrado a lo largo del año. En comparación, sólo en las cuatro jornadas de lluvias más intensas, entre el jueves 20 y el domingo 23 de noviembre, una decena de estaciones meteorológicas de toda la Isla, correspondientes a diez localidades distintas, registraron más de 90 litros por metro cuadrado, un dato enormemente significativo.

Cabe recordar también como efecto positivo, que la retención del agua de lluvia, un bien escaso en Fuerteventura, conlleva la creación de charcas y la aparición de vegetación que favorece la supervivencia de las especies de fauna silvestre, tanto la autóctona como la de tipo cinegético.

Capacidad de captación de agua en Fuerteventura

 

TM Nº Captaciones Superficie (m2) Volumen (m3) Volumen (Hm3)
La Oliva 63,00 95.428,00 190.856,00 0,19
Pto. Rosario 300,00 671.149,00 1.706.263,00 1,71
Antigua 182,00 676.218,00 1.352.436,00 1,35
Tuineje 427,00 1.259.900,00 2.519.800,00 2,52
Betancuria 75,00 117.850,00 235.700,00 0,24
Pájara 141,00 469.171,00 938.342,00 0,94
Total 1.188,00 3.289.716,00 6.943.397,00 6,94

(* Habría que añadir en este cuadro las capacidades adicionales de las presas de “Los Molinos” y “Las Peñitas”, en los T.M. de Puerto del Rosario y Betancuria, que suman una capacidad de unos 2,45 Hm3.)

Hay que señalar que entre las 1.188 estructuras registradas, se contabilizan únicamente charcas, maretas y presas (secas e industriales), quedando fuera de esta cifra, por su enorme cantidad y dispersión, otras estructuras más pequeñas dedicadas principalmente al cultivo, como son las gavias, nateros, cadenas, trastones, caños o alcogidas. Si bien estas estructuras no pueden ser valoradas de manera exacta, la estimación es que podrían alcanzar una cifra superior a los 2,10 Hm3 de capacidad.

Presas de fábrica, presas secas y sistemas de cultivo

 De las 1.188 estructuras de captación de agua que recoge el CIAF en el Plan Hidrológico (ver cuadro), una parte muy importante de la capacidad total se refiere a las llamadas presas secas o presas de tierra, que surgen de levantar un trastón transversal en un barranco con material del propio cauce, para así crear una cuenca capaz de retener el agua de escorrentía.

 Dependiendo de factores como la amplitud o la profundidad de cada barranco, estas presas pueden alcanzar grandes capacidades, como ocurre en la presa de Cueva de La Oveja, en Triquivijate, situada en el cauce del Barranco de Amuley junto a la Montaña del Sombrero, que es capaz de retener 400.000 metros cúbicos (400 millones de litros). No obstante, en general estas presas no suelen superar los 25.000 metros cúbicos.

 La mayor creación de las presas secas o presas de tierra se remonta a 1981, cuando el Cabildo de Fuerteventura inició el Plan de Presas para extender su uso entre los agricultores de la Isla y favorecer la aparición de comunidades de regantes, iniciativa que en su primera década permitió la creación de 133 presas comunales.

 Esta medida se llevó a cabo para solventar las dificultades existentes para obtener agua, dado que hasta aquel momento los únicos sistemas de captación de agua con un volumen significativo eran las presas de fábrica construidas durante el régimen franquista.

Estas otras presas, de tipo industrial o de fábrica, son las cuatro mismas de entonces, Las Peñitas y Los Molinos, construidas durante el mandato del general García Escamez (coincidiendo con la creación del asentamiento de Las Parcelas en 1945), y las presas de Río Cabras y La Herradura, correspondientes estas dos a una etapa posterior. Se calcula que estas cuatro presas suman una capacidad superior a los 150.000 metros cúbicos.

Las presas de fábrica se caracterizan por contar con muros de carga. Las de mayor tamaño con las presas de Los Molinos y Las Peñitas, de menor tamaño aunque de similares características serían las ubicadas en los barrancos de Rio Cabras y La Herradura.

No obstante, en las décadas sucesivas, tanto organismos públicos como muchos particulares continuaron construyendo este tipo de estructuras, hasta alcanzar la cifra actual.

En relación a la importancia que tienen los sistemas de aprovechamiento de las gavias tradicionales, y dado que está pendiente de valorarse en el Consejo Insular de Aguas la capacidad real de captación directa de aguas de escorrentía de dichos sistemas, cabe indicar que sólo en la subcuenca del Valle de Guisguey, compuesta por los barrancos de Valhondo, El Sabio, Guisguey, Valle Corto y Barlondo, se dispone de una capacidad de almacenamiento de unos 530.000 m3.

Diferencias entre el norte y el sur

Un dato interesante en lo que respecta a las presas de la Isla es el diferente uso que les da la población dependiendo de si se localizan en el norte o en el sur de la Isla. En la zona norte, en los entornos de localidades con tradición agrícola como Esquinzo o Vallebrón, los cultivos son de secano, aprovechando el material sedimentario acumulado en las estructuras de cultivo. En el sur, por otro lado, los agricultores prefieren vaciar las presas con cierta frecuencia. El motivo es favorecer la infiltración del agua, contribuyendo así a enriquecer el acuífero y con ello la disponibilidad de agua en los pozos.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.