Se libera una tortuga en la playa de La Cebada

Se libera una tortuga en la playa de La Cebada

Se libera una tortuga en la playa de La Cebada

Técnicos de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura han procedido a la suelta al mar de Cebadita, una tortuga boba que se había recogido deshidratada en el Centro de Recuperación y Conservación de Tortugas Marinas de Morro Jable el pasado día 19 de junio. La suelta se llevó a cabo en la playa de La Cebada, en Morro Jable, y contó con la asistencia de numerosos bañistas que no quisieron perderse el regreso de Cebadita a su entorno natural.

La tortuga caretta (tortuga boba) es una especie cosmopolita que se distribuye por todos los océanos y mares tropicales y subtropicales, en un área muy extensa. Se encuentra en aguas de las plataformas continentales, bahías, lagunas y estuarios, y en ocasiones hasta en el interior de puertos.

Es una especie considerada en peligro de extinción según los criterios de la Unión Mundial para la Naturaleza. La principal amenaza es la pesca y la contaminación marina, puesto que es relativamente frecuente encontrar ejemplares enredados en mallas, plásticos o residuos, que les impide alimentarse con normalidad y les puede llevar a la muerte.

La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura cuida actualmente ocho de estas tortugas, que durante los últimos meses han sido localizadas enfermas  o accidentadas en distintos puntos de la geografía insular. Una vez recuperadas son progresivamente devueltas al mar.

Recomendaciones sobre fauna marina accidentada

De manera general, en caso de avistar una tortuga flotando en el mar se debe comprobar si está descansando o tiene problemas (lo indican síntomas como sequedad en su caparazón, algas incrustadas, heridas…).

La colaboración ciudadana es un factor fundamental en el rescate y atención de las tortugas marinas y otros animales que aparecen accidentados en las aguas y costas de la Isla. Llegado el caso de manipular al ejemplar, no se le debe coger por el caparazón y, para moverlo, hacerlo siempre hacia delante. Hay que tener cuidado con su pico, uñas y aletas (en caso de mordedura, no tirar hasta que abra la boca). Una vez atendida, se debe dejar a la tortuga en un lugar fresco y preferentemente húmedo (con paños o toallas húmedas), y no darle de comer ni de beber hasta que el personal técnico llegue y recoja al animal. Para su transporte, se aconseja una caja de plástico acorde al tamaño del animal.

La principal recomendación en caso de avistar un animal accidentado, marino o de otro tipo, es siempre contactar con los servicios medioambientales del Cabildo, si es en horario de oficina con la Consejería de Medio Ambiente (928 – 53 34 27 / 928 – 86 11 15), a cualquier hora del día con la Centralita de la institución (928 – 86 23 00 / 22) o, en cualquier caso, directamente con el teléfono de guardia de los agentes de Medio Ambiente (626 982 371). También existe la posibilidad de llamar al 112.

CABILDO DE FUERTEVENTURA

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *